Elipsis: LA AVENTURA DE VIVIR

LA FALSA MONEDA

Acantilados del euro

Antonio Yuste | 8·05·2010 | 06:00 |
|

Acantilados

Por Antonio Yuste. La clase política europea, muy amiga de los aquelarres, la que ha pergeñado la Unión en encuentros nocturnos de Jefes de Estado y Primeros Ministros, —las espeluznantes Cumbres— ejerciendo de dioses paganos, de demiurgos drogados a base de cafeína y otros estimulantes, es la responsable única del estropicio jurídico, político, económico y financiero que asola Europa. De nada sabían, se arrogaron una inteligencia que no tenían y de aquellos barros la actual crisis, de envergadura mundial y de consecuencias imprevisibles.

Nos espera la economía sumergida, el delito y el estrambote social. El drama social que se avecina, si se opta por la estrategia de los rescates, quedará irresoluto y encapsulado por varias décadas

Era poco edificante, un mal ejemplo para la población Europea, y un pésimo testimonio para las generaciones más jóvenes, la exhibición de idiocia de nuestros rumbosos jefes de Estado y primeros ministros, cuando prolongaban sus aquelarres a lo largo de la noche para dar a luz textos de extracción sincrética, pseudo jurídicos, pseudo morales, atrabiliarios, y que constituyen la encarnadura de la Unión Europea. Si su quehacer era ridículo, su obra es un monumento al despotismo, apuntalado por los fanáticos que les ríen las gracias en cada país, entre periodistas, académicos y expertos en macroeconomía reconvertidos en megaestrellas y responsables principales del desastre al que estamos asistiendo.

Los europeos nos hemos acercado al precipicio, como tantas veces hicimos a lo largo de la historia, a ritmo de tambor, timbal y bordón, con paso de combate, enardecidos. Y a medida que llegamos al límite, al borde, sin perder bravura, nos lanzamos al abismo, a sabiendas, de que al fondo nos espera una mar en borrasca y violenta.

Los europeos se han pronunciado en referendos, en los países donde han podido, en contra de unas instituciones europeas merecedoras de toda sospecha, oscuras, opacas y prepotentes. Lo que no ha sido causa suficiente para alterar en un gramo el impulso despótico de nuestras élites políticas. Han generado tratados absurdos y un engranaje institucional de tramoya para vergüenza universal y escarnio de los europeos. Ni democracia, ni garantías jurídicas, ni buenas obras: el euro. Los urdidores principales del euro, entre franceses y alemanes, han dado a luz, a una falsa moneda, que de mano en mano va y nadie lo queda. Los euros queman y hay muchos. La eurozona paga en euros y muchos bancos centrales de países que venden a Europa tiene las arcas llenas de dicha moneda. Su colapso, el colapso del euro tendría consecuencias catastróficas a escala planetaria y no está escrito que nuestra vetusta clase política europea, engreída a la par que montaraz, diera en enrocarse y elegir el sendero que lleva al acantilado que citaba al principio.

Europa, otrora, ha demostrado su capacidad para poner muertos encima de la mesa y precipitarse al abismo. Nuestra capacidad para convertir un desastre continental en planetario, no es discutible. La existencia del euro, el propio hecho de acuñar euros y convertirlo en moneda de pago, es un buen ejemplo

Europa, otrora, ha demostrado su capacidad para poner muertos encima de la mesa y precipitarse al abismo. Nuestra capacidad para convertir un desastre continental en planetario, no es discutible. La existencia del euro, el propio hecho de acuñar euros y convertirlo en moneda de pago, es un buen ejemplo. Existen, de todos modos, opciones y particularmente una, la más apropiada, para conjurar la catástrofe en ciernes: la doble moneda.

Mantener el Euro como moneda de pago de la eurozona, con su estructura, y permitir a los distintos países emitir su propia moneda. La doble moneda otorgaría instrumentos monetarias a los distintos gobiernos nacionales para enfrentarse al drama social que se avecina. El euro seguiría siendo una divisa de pago internacional. La solución no elimina el problema de fondo que padece el euro: ser una moneda falsa. Los europeos, sin embargo, compraríamos tiempo para hallar una solución más duradera.

Existen otras dos opciones. Ceder soberanía a Bruselas para que ejecute la política fiscal y agrupe los distintos Tesoros Nacionales, es la primera. Es una solución, sin embargo, que no tiene respaldo y para la que en modo alguno los europeos están preparados. La otra opción, la vigente, es salvar los estados, salvar a la clase política, salvar el euro y humillar a los ciudadanos, a las poblaciones. Debemos ser conscientes de que la opción, en fase de despliegue, volver al Pacto de Estabilidad Presupuestaria, es una opción de la máxima conveniencia para la clase política, pero de consecuencias fatales para los europeos.

Reducir el déficit y la deuda es un objetivo incontrovertible que no discuto. Si discuto que algo parecido se pueda lograr aumentando impuestos en un ambiente de escasez generalizada de euros. Nos espera la economía sumergida, el delito y el estrambote social. El drama social que se avecina, si se opta por la estrategia de los rescates, quedará irresoluto y encapsulado por varias décadas. Será dramático para nosotros, los españoles, sin tejido industrial propio, sin capacidad para competir, sin máquina herramienta, con una fuerza laboral obsolescente en habilidades por culpa de un mezquino sistema educativo, sin emprendedores, con un ambiente fiscal, legal y social muy hostil para la actividad empresarial y un sistema financiero, para rematar el rompecabezas, triturado y en la más completa indigencia.

La responsabilidad de la clase política europea es mucha y la de los europeos, la de los ciudadanos, es mayor. Llegan tiempos difíciles. La clase política es la que nosotros elegimos. La crisis puede durar una década o un siglo. Los españoles sabemos mucho de postración, de postración secular, por pensar y actuar de forma inapropiada. Franceses y alemanes tienen sus propios intereses. ¿Y los españoles? ¿Nuestros intereses coinciden con los de Francia y Alemania?

Compártelo
Nota. Debes estar registrado en estos servicios para poder anotar el contenido.


Una democracia queda prisionera del cientismo (o racionalismo constructivista) cuando las instituciones son incapaces de frenar a los grupos de dirigentes radicales que intentan imponer la refundación de la sociedad por medio del derecho positivo

Brewer asegura que no le dolerán prendas en recurrir a la Corte Suprema si Obama finalmente toma la dirección que considera equivocada

«La organización de la ONU efectúa una invasión cultural de las mentes de los niños palestinos para desgarrar y dispersar sus creencias a través del perdón, la coexistencia y el olvido de su pasado»

No es verdad que en Colombia haya que buscar la reconciliación para acabar con la violencia de las FARC; acabar con las FARC es la única forma de conseguir la reconciliación

McChrystal ha aguantado medio año y al final la tensión ha estallado. El discurso de Obama se resquebraja. Se hacen públicas las diferencias en el seno de su equipo y la solución al relevo forzado suena a huida hacia adelante

La UE y el FMI nos imponen un ajuste económico y una tutuela efectiva (Protectorado) a cambio de una garantía de financiación

No crean riqueza, al revés, la absorben y degluten en su propio beneficio y para el beneficio de una pocos. Unos y otros, Cajas y Banca, son incapaces de cumplir con el rol social al que Jean Claude Trichet se refería

La era del Estado Totalitario había nacido a la sombre del idealismo de unos políticos que pensaron que con una regla, unos mapas y voluntad se podía encontrar el Paraíso en la Tierra

Lejos de crear un marco de relaciones libres entre todos los europeos con el que poder desplazarse y comerciar en paz, la evolución institucional ha convertido lo que podría haber sido una buena idea en un Leviatán temible que se cierne sobre más de quinientos millones de almas

LO ÚNICO CONSTANTE ES EL CAMBIO

La crisis como periodo de ruptura

Peatóm | 24·07·2010
06:00 horas

Quiebra de la cadena de valor. Las crisis generan shock disruptivos

DISTINTAS ALTERNATIVAS

¿Está justificada la sanidad pública?

Peatóm | 17·07·2010
06:00 horas

Estetoscopio

EL REBAÑO DE LOS POLÍTICOS

El gobierno global experimenta con España

Peatóm | 10·07·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Rebaño

LA CAÍDA DEL ÉXITO

¡El sistema educativo funciona!

Peatóm | 3·07·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

ENTRE OTRAS, LA DE MIKONOS

Grecia pone a la venta sus 6.000 islas

Peatóm | 26·06·2010
06:00 horas

Islas Griegas

AZNAR EN EL 'THE TIMES'

“Si Israel se cae, caemos todos”

Peatóm | 19·06·2010
Libertad Digital · 00:00 horas

Viñeta sobre el Arca de Noé

LOS DOS GRANDES ÉXITOS DE ZAPATERO

“La promoción del padel y la lucha contra el calentamiento global”

Peatóm | 12·06·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Júpiter y Tetis, de Jean Ingres (1811)

CIUDADANOS, LEGITIMIDAD Y ESTADO

La seguridad, el gran monopolio estatal

Peatóm | 5·06·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Seguridad. ¿En régimen de monopolio o de libre competencia?

TRIBUTOS PECHOS

Juan de Mariana y los impuestos

Peatóm | 29·05·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Impuesto

PREMIO LIBERTAD

Solventando la deuda con Margaret Tatcher

Peatóm | 15·05·2010
06:00 horas

Margaret Tatcher. Premio Anual de la Libertad de la Fundación FAES (Primera Ministra británica entre 1979 y 1990)