LAS HUELLAS DEL PASADO
Violencia militar y comunidad política
La conquista de Lisboa
Peatóm | 24·01·2009 | 06:00

Por Luis Ribot · [1] El Cultural. Rafael Valladares (1965) es uno de los más destacados y activos modernistas españoles, que ha desarrollado buena parte de sus investigaciones en torno a las relaciones entre Portugal y la Monarquía de España en el periodo en que el reino portugués formó parte de ésta. Si sus estudios anteriores habían privilegiado el siglo XVII y la guerra que llevó a Portugal a recuperar su independencia (1640-1668), en este nuevo libro revisa la historia de su anexión por parte de Felipe II. El título y el subtítulo anuncian con suficiente claridad el contenido de sus páginas, en las que, frente al predominio historiográfico de la interpretación política de la conquista, como fruto esencialmente de la negociación, reivindica la importancia primordial de la guerra y la violencia a ella vinculada en la incorporación de Portugal.

El libro prueba, sin duda, la importancia de la conquista militar, aunque fuera acompañada —y en buena parte, precedida— de las negociaciones con las elites sobre la base de los derechos dinásticos del soberano español

Tres son sus principales tesis. La primera, que lo ocurrido en dicho país entre 1578 —año de la muerte de su rey Don Sebastián— y 1583, más allá de la crisis dinástica, fue una auténtica guerra civil, en el sentido que dicha expresión tenía en el siglo XVI. La segunda, que la violencia militar de las tropas de Felipe II fue mucho más importante para el logro de sus objetivos de lo que se ha venido considerando, y que permaneció grabada en la conciencia colectiva de los portugueses, lastrando todo el periodo de su vinculación a España. Y la tercera, que el concepto clave para entender los acontecimientos de aquellos años, más que el de nación o de patria —ambos, en cualquier caso, con significados distintos a los actuales— es el de comunidad.

El análisis del concepto de comunidad constituye uno de los ejes del libro. Más allá de las diferencias estamentales de derechos y obligaciones, la comunidad implicaba una unión emocional entre los vasallos, sustentada sobre valores morales y afectivos comunes; una comunidad que entra en crisis a finales de los años 70, coincidiendo con una serie de factores desestabilizadores (peste, malas cosechas, reclutamientos, fiscalidad, expedición y derrota en Marruecos, crisis dinástica…), que llevaron a su fraccionamiento interno y a una situación de guerra civil, o lucha violenta entre sus miembros. El otro eje fundamental gira en torno al concepto de “violencia militar”, referido a “las diversas agresiones físicas y simbólicas entre los varios agentes implicados”. Desde tales supuestos, Valladares analiza el Portugal de 1580; su conquista por las tropas del viejo duque de Alba, con la importante colaboración naval del marqués de Santa Cruz —decisiva también en la incorporación de las Azores, que se retrasó hasta 1583—; y las reacciones que suscitó la presencia de los españoles, especialmente la animadversión de las clases populares de Lisboa.

Junto a otras muchas aportaciones, que muestran la profundidad de sus conocimientos sobre el tema, llama la atención la visión del breve reinado de Don Sebastián, alejada de la idealización mítica posterior, como un periodo de tensiones marcado por los intentos del monarca de incrementar su poder. También otros aspectos, como la participación especial de las mujeres en la resistencia popular, en una sociedad altamente feminizada como era la lisboeta, o la de los esclavos negros, así como el estudio de como se fue configurando la “leyenda” del triunfo negociado.

El libro prueba, sin duda, la importancia de la conquista militar, aunque fuera acompañada —y en buena parte, precedida— de las negociaciones con las elites sobre la base de los derechos dinásticos del soberano español. Menos convincentes resultan, en cambio, sus apreciaciones sobre la excesiva violencia militar o la rigidez con que analiza la figura del duque de Alba, al que considera esencialmente un militar brutal. Nos encontramos, en suma, ante una obra a tener en cuenta, que incide sobre un argumento de gran interés —y por fortuna, no tan olvidado ya como hasta hace algunos años— cual es el de la compleja historia del periodo al que la historiografía portuguesa conoce como “el Portugal de los Felipes”.


URL Peatom: http://www.peatom.info

URL de este artículo: http://www.peatom.info/3y3/historia/117088/la-conquista-de-lisboa/