Historia: LAS HUELLAS DEL PASADO

Sonia Kovalevskaya

Pasión por las matemáticas

Peatóm | Natalia G. de la Riva | 6·12·2008 | 06:04 |
|

Sonia Kovalévskaya. La matemática rusa ha pasado a la historia como la primera mujer profesora de universidad en Europa

El 15 de enero de 1850 nace en Moscú Sofía Vassilíevna Kovalevskaya, a la que familiarmente llaman Sonia. Su padre Vasili era general de artillería y su madre Elizaveta Shubert, veinte años más joven que su marido, era hija del astrónomo de origen alemán Fiodor Fiodorovitch Schubert. Ambos pertenecen a la nobleza rusa y frecuentan los círculos intelectuales del país. Sonia es la segunda hija del matrimonio. Su hermana Aniuta es seis años mayor y Fedia, su hermano menor, tres más pequeño.

La pasión de Sonia hacia las Matemáticas surge escuchando los relatos de su tío que, sin ser matemático, le transmite un profundo interés por esta ciencia. En sus cuentos infantiles, Sonia se acerca a temas como la cuadratura del círculo, la noción de asíntota y otras consideraciones sobre el infinito.

En sus cuentos infantiles, Sonia se acerca a temas como la cuadratura del círculo, la noción de asíntota y otras consideraciones sobre el infinito

A los trece años empieza a mostrar cualidades para el álgebra, pero su padre decide frenar sus estudios. Ella consigue hacerse con una copia de El Álgebra de Bourdon y la mantiene escondida para leerla cuando toda la casa dormía. Un vecino profesor de física regala a la familia una copia de su nuevo libro, que cae en manos de la pequeña Kovalévskaya. Los demás niños jugaban en las calles de Moscú, mientras Sonia comienza a estudiar matemáticas. Cuando el físico escucha sus explicaciones y las deducciones que había hecho, queda estupefacto y recomienda a su padre que desarrolle el talento de la pequeña.

En 1865, la familia de Sonia se traslada a San Petersburgo para que ella y su hermano puedan seguir con sus estudios. Sonia se centra en la geometría analítica y cálculo infinitesimal con el profesor Alexandre Nikoláyevitch Strannoliubski. Éste queda asombrado por la rapidez con la que comprende complejos conceptos matemáticos.

Cuando la familia vivió en el campo no había suficiente papel pintado para todas las habitaciones y el cuarto de los niños fue empapelado con un libro litografiado de Ostrogradski sobre cálculo diferencial e integral. De esta manera, la joven se había familiarizado con muchas fórmulas matemáticas, y a pesar de que para ella, en aquella época, carecían de sentido, cuando comienza a estudiar esos conceptos tiene la sensación de que ya los conoce.

En Rusia, el acceso de las mujeres a la universidad está prohibido y las jóvenes de la época recurrían a matrimonios de conveniencia con muchachos con las mismas ideas para poder abandonar el país. Un día, Aniuta y una amiga deciden poner en práctica la estrategia. El elegido fue Vladimir Kovalevski, un joven que quiere continuar sus estudios en Alemania. Sin embargo su respuesta las desconcierta. Acepta el juego, pero con la condición de que Sonia se convierta en su esposa. A pesar de la oposición de su padre, pues Sonia sólo tiene 18 años, la boda se celebra ese mismo año, 1868.

En la primavera de 1869 la pareja se establece en Heidelberg, pero allí tampoco está permitido el acceso de las mujeres a la universidad. Después de muchos esfuerzos, Sonia consigue un permiso para que la admitan como oyente.

En otoño de 1870 la pareja decide ir a Berlín para que Sonia siga sus estudios bajo la tutela de estudiar con Karl Weierstrass, a quién considera el padre del Análisis Matemático. En la capital alemana las féminas tampoco podían asistir a la universidad, pero Sonia se dirige directamente a Weierstrass para pedirle clases particulares.

Sonia presenta tres trabajos de investigación, el primero sobre la teoría de ecuaciones en derivadas parciales, el segundo acerca de suplementos y observaciones a las investigaciones de Laplace sobre la forma de los anillos de Saturno y el tercero en torno a la reducción de una determinada clase de integrales abelianas de tercer orden a integrales elípticas

El célebre profesor, un hombre de 55 años, comprensivo y simpático, se muestra sorprendido ante la petición de la joven. Para ponerla a prueba, le reta a que resuelva un conjunto de problemas preparados para sus alumnos más avanzados. Cuando una semana más tarde Sonia vuelve al despacho del profesor con los problemas resueltos, Weierstrass observa asombrado que no sólo sus soluciones son exactas, sino que además son ingeniosas, claras y originales. Weierstrass, impresionado por su talento matemático, la admite como alumna particular dándole clases gratuitas durante cuatro años.

En 1874 Weierstrass considera que los trabajos de Sonia son suficientes para obtener un doctorado. El profesor consigue que su aventajada alumna sea examinada en la Universidad de Göttingen. Sonia presenta tres trabajos de investigación, el primero sobre la teoría de ecuaciones en derivadas parciales, el segundo acerca de suplementos y observaciones a las investigaciones de Laplace sobre la forma de los anillos de Saturno y el tercero en torno a la reducción de una determinada clase de integrales abelianas de tercer orden a integrales elípticas. Su primer trabajo es aceptado como tesis doctoral y se le concede el grado de doctora ‘cum laude’.

Sonia ya es doctora, sin embargo no encuentra trabajo en ninguna universidad de Europa. Vuelve a Rusia con su marido. Se instalan en San Petesburgo, donde solicita un permiso para presentarse a una prueba que le permita enseñar en una universidad rusa, pero se lo deniegan. Ese invierno fallece su padre de una afección cardiaca.

El aislamiento, el dolor y la necesidad de afecto y consuelo, la unen cada vez más a Vladimir y poco a poco lo que comenzó siendo una relación de amistad se convierte en amor. Sonia abandona las matemáticas y comienza a trabajar en un periódico local donde escribe artículos científicos y críticas de teatro. Vladimir crea una editorial en la que se publican obras de divulgación científica. En 1878 nace su hija.

Dos años más tarde, animada por su maestro, Weierstrass, Sonia decide volver a las Matemáticas. Primero se instala en Berlín, donde Weierstrass le aconseja que trabaje sobre la propagación de la luz en un medio cristalino. Más tarde se traslada a París dónde conoce a Hermite, Poincaré y Picard. Allí es elegida miembro de la Sociedad Matemática.

Aceptada en Estocolmo

El 15 de abril de 1883 muere su marido. Vladimir nunca pudo ver cumplido el sueño de su compañera: ese mismo año es aceptada como profesora de la Universidad de Estocolmo. El puesto no es remunerado durante el primer año, le pagan sus alumnos mediante una suscripción popular. El curso siguiente es nombrada oficialmente profesora por un periodo de cinco años.

En Estocolmo colabora en la redacción del ‘Acta Mathematica’, una revista internacional que le permite viajar y entrar en contacto con matemáticos de todo el mundo. En junio de 1886, en un viaje a París, decide ocuparse de un problema matemático con el que podía obtener el ‘Premio Bordin’ de la Academia de Ciencias de París.

En los primeros meses de 1888, Sonia se encuentra con Máxime Kovalevski, jurista ruso y pariente lejano de su marido. Desde su primer encuentro siente por él una gran simpatía y admiración. Poco a poco sus sentimientos se transforman en un amor apasionado. Durante todo el año, la vida de Sonia fue una continua lucha entre su amor y su trabajo matemático. En la víspera de Navidad de 1888, la Academia de Ciencias de París, en una sesión solemne, le concede el ‘Premio Bordin’ por su trabajo sobre el problema de la rotación de un cuerpo alrededor de un punto fijo. El trabajo ganador, escogido entre quince presentaciones anónimas, es tan elegante que se añade al premio un suplemento de 2.000 francos. Esta distinción científica no era sólo una de las más grandes que una mujer había recibido nunca, sino una de las más altas que cualquier hombre hubiera podido alcanzar.

En la víspera de Navidad de 1888, la Academia de Ciencias de París, en una sesión solemne, le concede el ‘Premio Bordin’

En mayo de 1889 es nombrada profesora vitalicia en Estocolmo, con la valoración positiva de Bjerknes y Hermite. En otoño de 1889 amplía la memoria por la que había recibido el premio Bordin y la separa en dos trabajos. A uno de ellos la Academia Sueca le otorga un premio de 1.500 coronas. Es nombrada miembro honorífico de la Academia de Ciencias de San Petesburgo pero no consigue ser miembro de pleno derecho a pesar de sus esfuerzos por conseguirlo.

Cuando regresa a Estocolmo comienza a encontrarse mal, pero no abandona sus clases. El 10 de febrero de 1891, la enfermedad tuvo más fuerza que ella. La noticia de su muerte conmueve a la comunidad intelectual europea. Matemáticos, artistas e intelectuales de toda Europa envían telegramas y flores.

La fuerza, el tesón y un espíritu libre permiten a Sonia luchar contra el sistema, convirtiéndose en la primera profesora de universidad en la vieja Europea.

Compártelo
Nota. Debes estar registrado en estos servicios para poder anotar el contenido.


El libro prueba, sin duda, la importancia de la conquista militar, aunque fuera acompañada —y en buena parte, precedida— de las negociaciones con las elites sobre la base de los derechos dinásticos del soberano español

Las herramientas de la moderna arqueología pueden reconstruir lo que pasó en aquellos fatídicos días antes de que las ciudades se convirtieran en ruinas

El segoviano se embarcó en la segunda expedición de Colón al Nuevo Mundo y, con la ayuda del vallisoletano Pánfilo Narváez, fundó las primeras siete villas desde Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa a San Cristóbal de La Habana

El trabajo forma parte de la tesis doctoral del investigador japonés Yuichi Nakazawa realizada en la Universidad de Nuevo México bajo la dirección del profesor Lawrence Straus.

Frente a la costa norte de Ibiza, a 39 metros bajo el mar, un grupo de científicos alemanes han descubierto cuatro barras de plomo que podrían datar del siglo III a.C

Nuevas investigaciones, publicadas en los 'Proceedings of the National Academy of Sciences' de los Estados Unidos, aportan un nuevo conocimiento a las preguntas sobre cómo y quiénes eran los últimos neandertales

"El mayor error que he cometido es la expedición a España", reconoció Napoleón en 1819, ya preso en Santa Elena, después de la derrota de su ejército en la Guerra de la Independencia y la pérdida de 200.000 soldados en el intento fallido de sumar España a su imperio

Después de su muerte, en 1968, se crea una organización en su memoria para poder ayudar a los ciegos en un mundo en desarrollo. Hoy esa institución llamada Hellen Keller International, es una de las más grandes organizaciones que trabajan con personas ciegas de todo el mundo

Alrededor de la casa localizan una fosa común con doce cadáveres descuartizados, a los que les habían extirpado el corazón y el cerebro siguiendo algún extraño ritual

LO ÚNICO CONSTANTE ES EL CAMBIO

La crisis como periodo de ruptura

Peatóm | 24·07·2010
06:00 horas

Quiebra de la cadena de valor. Las crisis generan shock disruptivos

DISTINTAS ALTERNATIVAS

¿Está justificada la sanidad pública?

Peatóm | 17·07·2010
06:00 horas

Estetoscopio

EL REBAÑO DE LOS POLÍTICOS

El gobierno global experimenta con España

Peatóm | 10·07·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Rebaño

LA CAÍDA DEL ÉXITO

¡El sistema educativo funciona!

Peatóm | 3·07·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

ENTRE OTRAS, LA DE MIKONOS

Grecia pone a la venta sus 6.000 islas

Peatóm | 26·06·2010
06:00 horas

Islas Griegas

AZNAR EN EL 'THE TIMES'

“Si Israel se cae, caemos todos”

Peatóm | 19·06·2010
Libertad Digital · 00:00 horas

Viñeta sobre el Arca de Noé

LOS DOS GRANDES ÉXITOS DE ZAPATERO

“La promoción del padel y la lucha contra el calentamiento global”

Peatóm | 12·06·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Júpiter y Tetis, de Jean Ingres (1811)

CIUDADANOS, LEGITIMIDAD Y ESTADO

La seguridad, el gran monopolio estatal

Peatóm | 5·06·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Seguridad. ¿En régimen de monopolio o de libre competencia?

TRIBUTOS PECHOS

Juan de Mariana y los impuestos

Peatóm | 29·05·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Impuesto

PREMIO LIBERTAD

Solventando la deuda con Margaret Tatcher

Peatóm | 15·05·2010
06:00 horas

Margaret Tatcher. Premio Anual de la Libertad de la Fundación FAES (Primera Ministra británica entre 1979 y 1990)