Lo+Tres: ASÍ SOMOS

DE RESCATES Y OTRAS VAINAS

Crisis. Inyección letal

GEES | Peatóm | 8·05·2010 | 06:00 |
|

Protestas en Grecia

Una de rescates. ¿Así que esto es a lo que se parece un rescate? La debacle de las bolsas y, lo que es más grave, el aumento de los intereses reclamados para colocar deuda española, podían haberse evitado con una reestructuración de la deuda griega, y con la voluntaria asunción de reformas de reducción del gasto público e incentivación de la economía de mercado. Se ha preferido intentar engañar a los inversores, acusar a los que prestan el dinero con el que funcionamos, de todo tipo de barbaridades, y se ha considerado más oportuno un plan de ayuda. Este es el resultado: el euro en mínimos, las necesidades de financiación más elevadas que nunca, y manifestaciones con hoces y martillos en la Atenas antaño de Pericles y Aristóteles, acompañadas de tres empleados de banca asesinados.

Talleyrand decía que las leyes pueden violarse, porque no chillan. Se equivocaba. El grito sordo de tanta vulneración perversa de las normas que constituyeron Occidente reclama una justicia que será cualquier cosa menos misericordiosa

Esto procede, más que de la economía, de la destrucción de la previsibilidad que da la seguridad jurídica, fundamento hoy volatilizado de Occidente. El Tratado de Maastricht creaba la posibilidad de una moneda única en la que entrarían los países virtuosos. Se imponían criterios económicos frente a la tesis francesa que deseaba un euro político. Estos parámetros, una vez fundado el euro, siguieron integrados, para próximos integrantes de la moneda, y bajo la forma del llamado Pacto de estabilidad y crecimiento. Se limitaron a exigencias presupuestarias.

La escasez de incentivos, por el limitado progreso de la liberalización, de las economías europeas las hacía crecer poco; el estancamiento de sus caros estados de bienestar, creaba dificultades. Para evitar incumplimientos se relajó la interpretación del pacto, pero no por la vía jurídicamente admisible de cambiar los tratados. Llegó entonces el proceso constitucional salido de la declaración de Laeken. Redactada la Constitución y sometida a votación popular cosechó rechazos en Francia y Holanda, dos de los fundadores. Cualquiera en su sano juicio hubiera renunciado.

No fue así, y tras dejar enfriarse los ánimos, se produjo el tratado de Lisboa, versión adelgazada y meramente procedimental del texto constitucional. A pesar de las limitaciones se votó no en el referéndum irlandés. Se volvió a convocar otro al año siguiente, demostrando el afán democrático de los actuales dirigentes. Entonces, en pleno inicio de la crisis económica, y haciendo efecto las presiones, se logró el sí. Sólo quedaba apremiar a Chequia calificada de derechista y recalcitrante para hacer entrar en vigor el tratado. Lo hizo en enero de 2010, y la presidencia española iba a garantizar su puesta en funcionamiento, nueve años después de la declaración de Laeken.

La crisis de 2008 se resolvió impidiendo que los bancos quebraran porque ofrecían un riesgo llamado “sistémico” por la ausencia de diccionarios en las mesas de periodistas y economistas. Lo asumieron los Estados que, además inyectaron dinero público en la economía a través del BCE y de planes de estímulo —gasto— que incrementaron la deuda pública. Los riesgos privados, contenibles, se transformaron en riesgos públicos, incontenibles.

En esta larga cadena de violaciones, la última es la del tratado de funcionamiento de la UE. Prohíbe un plan de rescate que ya poca gente piensa que pueda ser aplicable o servir de algo. Lo que sucede no es azaroso; es el resultado del incumplimiento sistemático del derecho, del repudio de la voluntad popular, y del uso abrumador de la demagogia. Talleyrand decía que las leyes pueden violarse, porque no chillan. Se equivocaba. El grito sordo de tanta vulneración perversa de las normas que constituyeron Occidente reclama una justicia que será cualquier cosa menos misericordiosa.

Compártelo
Nota. Debes estar registrado en estos servicios para poder anotar el contenido.


LO ÚNICO CONSTANTE ES EL CAMBIO

La crisis como periodo de ruptura

Peatóm | 24·07·2010
06:00 horas

Quiebra de la cadena de valor. Las crisis generan shock disruptivos

DISTINTAS ALTERNATIVAS

¿Está justificada la sanidad pública?

Peatóm | 17·07·2010
06:00 horas

Estetoscopio

EL REBAÑO DE LOS POLÍTICOS

El gobierno global experimenta con España

Peatóm | 10·07·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Rebaño

LA CAÍDA DEL ÉXITO

¡El sistema educativo funciona!

Peatóm | 3·07·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

ENTRE OTRAS, LA DE MIKONOS

Grecia pone a la venta sus 6.000 islas

Peatóm | 26·06·2010
06:00 horas

Islas Griegas

AZNAR EN EL 'THE TIMES'

“Si Israel se cae, caemos todos”

Peatóm | 19·06·2010
Libertad Digital · 00:00 horas

Viñeta sobre el Arca de Noé

LOS DOS GRANDES ÉXITOS DE ZAPATERO

“La promoción del padel y la lucha contra el calentamiento global”

Peatóm | 12·06·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Júpiter y Tetis, de Jean Ingres (1811)

CIUDADANOS, LEGITIMIDAD Y ESTADO

La seguridad, el gran monopolio estatal

Peatóm | 5·06·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Seguridad. ¿En régimen de monopolio o de libre competencia?

TRIBUTOS PECHOS

Juan de Mariana y los impuestos

Peatóm | 29·05·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Impuesto

PREMIO LIBERTAD

Solventando la deuda con Margaret Tatcher

Peatóm | 15·05·2010
06:00 horas

Margaret Tatcher. Premio Anual de la Libertad de la Fundación FAES (Primera Ministra británica entre 1979 y 1990)