MOVILIDAD MECÁNICA
PLANES DE RESCATE PARA LA AUTOMOCIÓN
Un sector inerte
Kike Yuste | 7·03·2009 | 12:31

Altos ejecutivos del sector de la automoción y gente que se dedica a la política, trataron de no resolver nada en una jornada que organizó la Junta de Castilla y León. El fin no era otro que repartir nuestro dinero entre quién, claramente, ha demostrado no saberlo administrar.

El encuentro ha contado con la colaboración del Foro de la Automoción de Castilla y León (Facyl), inaugurado por el vicepresidente segundo y consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, y clausurado, peor de lo que empezó, por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. “El impacto del sector en Castilla y León hoy” y la “Automoción, presente y futuro” —dos frases que disculpan perfectamente la comilona y las risas—. En ésta última, participaron el consejero director general de Nissan España, Fumiaki Matsumoto; el consejero delegado de Iveco, Piero Bondesan; el vicepresidente de Grupo Antolín, Ernesto Antolín; el director general de Benteler, José Luis Martín; el consejero delegado de Gestamp, Francisco Riberas; el directo general de Automoción del Grupo Ficosa, José Vicente de los Mozos, y José Antonio López Ramón y Cajal, director de la fábrica de Renault en Palencia. Tremendo.

Previamente, sindicatos y organizaciones patronales y empresariales analizaron el impacto de la crisis en la Comunidad y después de analizada: gran vino español, para que nadie recuerde de lo analizado.

Herrera tiene un plan, aportar a un sector que no tiene clientes, más de cuatrocientos millones de euros

En esta jornada se habló de un plan regional para refinanciar las pymes del sector de la automoción, dar ayudas para la compra de vehículos a los particulares y a las empresas y abordar soluciones a cortísimo plazo. El día anterior se reunieron con los bancos y cajas buscando su colaboración para que suelten pasta al sector. En el caso de que pudieran poner en marcha la mitad de lo que dicen, no conseguirían paliar ni la mitad de los efectos que ha provocado este colapso económico —que ya no es una crisis pasajera— en el sector del automóvil. Pero ni una palabra de los orígenes del problema. ¿Por que nadie cuenta que los balances de las automovilísticas hace diez años que no cuadran? El sector está así, como está, de capa caída, por que hace veinte años cuando le tocaba afrontar cambios estratégicos sustanciales, no lo hizo. Ahora no se le puede rescatar. Tendrá que ajustarse a la demanda y eso será trágico, no parece que otra solución sea viable a medio o largo plazo. Las medidas que se proponen tendrían sentido si fuera el único sector afectado. ¿Cómo se puede solicitar ayuda a una banca que difícilmente puede resolver sus propios problemas?

Herrera tiene un plan, aportar a un sector que no tiene clientes, más de cuatrocientos millones de euros. Los titulares en los periódicos son baratos. Más caro e es que dicha cantidad salga de las arcas de la Comunidad Autónoma. No hay dinero. ¿Qué más da que se ayude al comprador con un ocho o un diez por ciento de la compra de un vehículo? Esto funcionaría si hubiera potenciales clientes indecisos, pero con la inestabilidad laboral que padecemos, no hay clientes potenciales suficientes ni aunque ofrezcas un 20% de ayuda. El problema, esto es un suma y sigue, es que dichaa ayuda no cae del cielo, al final la pagamos todos. Lo que por una lado se entrega por el otro se detrae. Es un negocio de bobos.

Sospecho que sería mucho mejor para la economía que los políticos dimitieran de sus tareas, que no imaginaram más planes, que no hagan nada y que no toquen nada. Al menos no romperán nada, que visto lo visto no es poco.


URL Peatom: http://www.peatom.info

URL de este artículo: http://www.peatom.info/3y3/motor/117970/un-sector-inerte/