VIDA Y SON
NUEVO ALBUM Y SU NUEVO SONIDO
El fuego que prende: Pereza
Peatóm | 22·08·2009 | 06:00

Pereza. Como han comunicado en una entrevista en el diario “Qué!” el título provisional del nuevo disco de Pereza es “Aviones”, no es un título seguro pero es lo que tienen pensado de momento… Comentan que este nombre es por la cantidad de aviones que se escuchan desde sus casas y el estudio de grabación que como bien sabéis es el barrio de la Alameda de Osuna, en Madrid, y que está muy próximo al aeropuerto de Barajas. Es un título provisional porque como bien han dicho “Puede que el título cambie, pero tenemos muy claro que el ruido de estos ‘bichos’ sonará en el disco, para que quede claro lo molestos que son”.

Aviones rebosa calidez y bella armonía en un proporción que acaricia y cuida al extremo intensidades, atmósferas, silencios y melodías. Estribillos lapidarios y estrofas que lanzan sensaciones y tocan las teclas del sentimiento

La verdad es que el nombre en principio no me ha parecido muy atractivo pero dentro del contexto en el que lo han explicado sí que me gusta más, aunque yo creo que finalmente lo cambiarán, no sé! La verdad es que el título del disco el lo de menos, lo importante serán los acordes y letras que contenga… ¿Y qué contendrá ese disco? “Pues de momento lo que podemos adelantar es que será un sonido más clásico”, confiesan a regañadientes. “No será una continuación exacta de ‘Aproximaciones‘, más bien algo acústico, con más sonidos de cuerda que no habíamos metido antes, con otros instrumentos además de guitarras”.

“Es lo que nos pide el cuerpo ahora, algo más desnudo. No queremos resultar obvios”, admite Rubén. El proceso de grabación va bastante adelantado. “Sólo nos quedan cuatro temas por grabar, así que digamos que en cuestión de días lo tendremos finiquitado”.

Pereza · Champagne · Aviones

Pereza ·Violento Amor · Aviones

Pereza · Si quieres bailamos

Pereza · Amelie · Aviones

Pereza regresa con un imponente nuevo trabajo, Aviones, cuando apenas los habíamos despedido de los escenarios hace ocho meses. Una demostración de poderío compositivo de uno de los grupos grandes del pop rock en castellano. Con Aviones el dúo madrileño ha hallado definitivamente su manera de expresarse en canciones. Un volumen repleto de argumentos: 17 ráfagas de latido templado que muestran su excepcional estado de salud. Su sexto disco confirma una evidente maduración, donde el alma roquera que los gobierna vira con seguridad el timón hacia folk y country.

Aviones fue naciendo durante la extensa y multitudinaria gira de Aproximaciones, Rubén y Leiva habían ido haciendo bocetos y garabateando ideas, de manera que, apenas acabada la gira, empezaron con el disco nuevo. Grabado en el salón de una casa de campo, lo que en principio iban a ser unas sesiones preparatorias, resultaron tener tal naturalidad interpretativa y calidad expresiva, que terminaron siendo el verdadero esqueleto del disco. Los medios técnicos fueron pretendidamente austeros y como siempre ellos mismos tocaron el noventa por ciento de todos los instrumentos que suenan (llegando Leiva a grabar 17 baterías en una sola jornada), buscando la esencialidad de la canción y atreviéndose con instrumentos que aún no habían experimentado: banjo, ukelele, melotrón ó mandolina, algo que dota al disco de una especial personalidad de rupestre tendencia folkie. El dúo lo ha tenido tan claro como para producir y mezclar el álbum.

Aviones rebosa calidez y bella armonía en un proporción que acaricia y cuida al extremo intensidades, atmósferas, silencios y melodías. Estribillos lapidarios y estrofas que lanzan sensaciones y tocan las teclas del sentimiento. Un trabajo con alma acústica y corazón de madera. Ahí está la naturalidad y desnudez de Windsor, el guiño descarado, golfo, marca de la casa, de Lady Madrid, la adictiva y dramática historia de 4 y 26. Impresionante es el dúo con Andrés Calamaro, Amelie, donde pasean a pachas sus cuitas por la carretera de la soledad. O la imprescindible Pirata, himno pop dedicado a corazones indomables. O el diario íntimo Backstage, la insinuante e insolente Champagne, la embriagadora, pegadiza Que parezca un accidente, la lujuriosa y honesta Voy a comerte. O la delicada intimidad de El día que no pueda más, o el ceremonioso homenaje a los Stones que supone Llévame al baile. La épica de Leiva, la transparencia de Rubén: el aire del uno, la tierra del otro y, arrasando, el fuego que prende: Pereza


URL Peatom: http://www.peatom.info

URL de este artículo: http://www.peatom.info/3y3/musicas/120900/el-fuego-que-prende-pereza/