Viajes: ALREDEDOR DEL PLANETA

HERMOSÍSIMO CASCO URBANO

Gante. Para los adictos al chocolate y amantes de la cerveza

Fronteras de Papel | Peatóm | 10·10·2009 | 06:00 |
|

Gante al anochecer

Por Joan Biosca. Gante, al anochecer, transpira historia y romanticismo. Los cuatro ríos que la abrazan —el Escalda, el Lys, el Lieve y el Moere— reflejan en sus serenas aguas el esplendor de la historia que la ciudad atesora en sus edificios y el silencio de tiempos pasados. Gante es magia hecha de ladrillo y piedra. Las calles adoquinadas devuelven bajo la lluvia el reflejo de la luz que se escapa de las ventanas de sus casas medievales, una luz calmosa y amarillenta que invita a pasearla sin rumbo fijo, descubriendo rincones apenas iluminados por una solitaria farola que juega a prolongar sombras misteriosas y brillos de pasado conjugados en presente.

Palacios renacentistas, torreones medievales, catedrales góticas y edificios recién salidos de la mente del arquitecto de moda, se mezclan en una ordenada y singular confusión arquitectónica que conviven en armonía y sin recelos

Esta parece, a primera vista, una ciudad hecha para los silencios, sólo lo parece. Si de noche la luz mágica de las farolas y el adoquinado de las calles roto por los rieles de los tranvías, invitan a la soledad y a escuchar la propia respiración, no hay más que penetrar en una de las muchas tabernas que salpican la geografía de la ciudad para despertar de nuevo en una comunidad que sabe divertirse, reírse de sí misma y de quienes se atrevan a compartir espacio en la barra de una taberna con la clientela habitual.

Entonces Gante deja de ser sinónimo de pasado y se convierte en una fiesta regada con las mejores cervezas del mundo, algunas sin marca, o mejor dicho, con la marca propia de la taberna en que han sido elaboradas, otras, con marchamo internacional, cuya fama ha traspasado las fronteras de este pequeño país y, aún otras, cuya pequeña y artesanal producción desaparece de las abadías en las que nacen al mismo ritmo que salen de las plantas embotelladores y que sólo son conocidas por una pequeña comunidad que espera, ansiosamente, la siguiente remesa de su marca preferida.




Gante, capital de Flandes Oriental y cuna de Carlos I, es un reflejo de glorioso pasado, un ejemplo de convivencia atemporal. Su antiguo mercado se ha reconvertido en una exposición permanente de la producción alimenticia de la región, y uno tiene que fijarse muy bien para descubrir, en un rincón de su fachada principal, casi escondido por la pared medianera de un restaurante, las argollas en las que eran encadenados los condenados para que la ciudadanía de la Edad Media, a falta de televisión, se entretuviese en lanzar todo tipo de excrementos e improperios sobre los desgraciados que esperaban la horca, las galeras o la hoguera. Allí siguen las argollas de hierro, como mudo testigo de una forma de hacer justicia que era la habitual en toda Europa. Muy cerca, pasando un romántico puente de madera, que posee el contundente nombre de Puente de las Decapitaciones, se encuentra el Castillo de los Condes de Flandes, o Gravensteen, construido en el S. XII. Esta impresionante fortaleza erigida en el centro de la ciudad y rodeada por un foso, ostenta un camaleónico record de usos civiles y militares, entre otras cosas fue utilizado como residencia de los Condes de Flandes, Casa de la Moneda, prisión e incluso fábrica de algodón. Hoy su uso es mucho más prosaico y, tal vez, menos aparatoso, ya que se ha convertido en museo y lugar de cita obligada para los turistas.

En la Edad Media Gante era la segunda ciudad más grande de Europa, una metrópoli que competía en todos los aspectos con la grandilocuente París. Desde los ríos Escalda y Lys, llegaban las mercancías que se manufacturaban en toda Europa y partían, después de pasar por los almacenes de los comerciantes de esta rica ciudad, hacia el Atlántico y Gran Bretaña o los puertos de la costa francesa, española y del norte de la pujante Europa. Doscientos años de vitalidad comercial y económica convirtieron Gante en una dinámica ciudad en la que todo era posible; acaudalados mercaderes, artistas, mecenas y nobles competían por vivir cerca del núcleo de la ciudad. Edificaron casonas, iglesias y palacios, cuartearon la ciudad de canales y convirtieron Gante en sinónimo de prosperidad y ejemplo cultural. Luego, poco a poco, la ciudad fue languideciendo hasta convertirse en una adormecida urbe provinciana que vivía de los recuerdos y la gloria de un pasado que, parecía, haberse escapado para siempre.

:: La ciudad del chocolate

Gante permaneció muchos años alejada de los mapas, adormilada, como si se conformase con su efímero momento de gloria, hasta que siglos después despertó. Y lo hizo de la forma y con la personalidad que le han dado sus habitantes. Con una imparable alegría y confianza. Su paisaje urbano, para mi uno de los más bellos de Europa, la han situado en el punto de mira de aquellos viajeros y turistas ansiosos por vivir la experiencia única de pasear a caballo de los tiempos, a lomos del siglo XV y con la mirada en el XXI. Por los canales y los ríos que la fragmentan ya no navegan barcazas camino de la exportación, ahora son los turistas quienes, con menos urgencia, se dejan pasear flotando sobre unas aguas que les llevan de excursión a través de la historia.

Palacios renacentistas, torreones medievales, catedrales góticas y edificios recién salidos de la mente del arquitecto de moda, se mezclan en una ordenada y singular confusión arquitectónica que conviven en armonía y sin recelos.

Gante está hecha para ser caminada, navegada o pedaleada, siempre bajo el sedante influjo omnipresente de las aguas que la abrazan. Puentes y más puentes enlazan las calles, volando sobre serenas aguas, sorteando fosos y descubriendo, en cada esquina, en cada recodo, una chocolatería centenaria que comparte plaza con un restaurante de diseño, una tienda de caramelos que parece recién salida de un cuento de los Grimm o un callejón penumbroso iluminado por la inspiración de artistas del spray.

Galerías de arte, tiendas de antigüedades o puntillas tradicionales, tabernas históricas y más y más chocolaterías. Los ganteses son gente abierta y curiosa. Preguntan a sus visitantes, con una media sonrisa que esconde ironía y orgullo a un tiempo: ¿Ya has comprado chocolate? ¿Ya has probado algunas docenas de nuestras cervezas?. Y es que, este es un valor añadido en la visita a Gante, al menos para alguien que, como yo, se declara sin rubor, adicto al chocolate y amante de la cerveza.

:: Paraíso de la Cerveza

Hablar de la producción cervecera de Flandes es enfrentarse a un galimatías casi filosófico, a un laberinto de opiniones, a un rompecabezas al que le faltan piezas. Tanto es así que ni siquiera los más reconocidos especialistas se atreven a aventurar una cifra exacta de los distintos tipos y marcas de cerveza que se fabrican en Flandes. Tal vez, aunque no lo creo, podría la Agencia Tributaria belga poner las cosas claras… pero, ¿Quién tiene interés —mientras toma una Malheur—, en clarificar cuántos se dedican al alquímico arte de la elaboración de cervezas artesanales? Se acercan a las cuatrocientas marcas y tipos dicen algunos; sobrepasan ampliamente esa cifra dicen otros, y recuerdan que algunas cervezas sólo se fabrican en temporadas concretas: en primavera, cuando las aguas —materia prima de la cerveza— de los deshielos de montañas que ni siquiera figuran en el inventario geográfico flamenco, traen hasta estas tierras un agua que sólo es posible conseguir durante unos pocos días de primavera.

Lúpulos para aromatizar estrictamente seleccionados; aguas de manantiales esparcidos a lo largo de la geografía flamenca y sólo utilizada, bajo estrictos controles de calidad, para elaborar las diferentes clases de cerveza que cada fabricante produce; granos de cebada de plantaciones ecológicas, tostados, torrefactados o naturales, que le darán sabores y aromas concretos.

En el proceso convergen, a ojos del profano, actos casi alquímicos que según secretas recetas transformarán el agua, el lúpulo y la cebada en un producto que lleva escondida la firma de un cervecero tremendamente orgulloso y enamorado de su oficio. Hay cervezas que sólo se elaboran en las fechas cercanas a navidad para ser ávidamente consumida en los festines navideños y las fiestas de año nuevo. Cervezas que alcanzan los 13º o apenas rozan los 5º, turbias y blanquecinas, rubias, doradas, tostadas, oscuras con tonos rojizos, negras, afrutadas, amargas, dulces…

Siempre con fermentación natural, con burbujas surgidas después de ser tratadas por manos expertas, y procesadas según ideas y sabores innovadores, o que conservan el mismo proceso ideado por un maestro cervecero doscientos años atrás. Marcas recién llegadas de sabor refrescante y efímero; etiquetas que proclaman con orgullo su presencia en el mercado desde las épocas en que la cerveza era casi exclusivamente elaborada en abadías recónditas, en tiempos en los que este líquido era una parte fundamental de la alimentación del pueblo llano. En muchos casos la producción no alcanza cotas suficientes para ser exportada y sólo puede consumirse o adquirirse en la ciudad, comarca, o abadía en la que se ha producido el milagro de convertir en placer la base insípida, incolora e inodora que dicen los libros que es el agua.

Gante es uno de esos lugares que esconde un mundo de sensaciones que se sienten en la piel, no en el cerebro. Esta ciudad está hecha para ser paseada al arrullo de las farolas, respirando la humedad que surge de sus canales. Gante, está repleta de edificios históricos y calles anónimas, fachadas que hacen volar la imaginación a los oropeles y, también, interiores que deben vivirse intentando escuchar el ronroneo de cuantos han vivido entre paredes con demasiados recuerdos. Esta es una ciudad que amalgama sensaciones y emborrona la realidad, sobre todo cuando la lluvia, la noche y el silencio acunan tus pasos.

Compártelo
Nota. Debes estar registrado en estos servicios para poder anotar el contenido.


La población kosovar está compuesta por un 88% de albaneses (1.996.000 - 2.072.000), un 8% de serbios (60.000 - 90.000), un 2% de goranis (41.000 - 57.000), un 5% de arumanos (también vlax o macedo-rumanos)(34.000 - 38.000) y un 0,5% de turcos (17.000 - 19.000)

Es recordado por las sangrientas guerras que lo azotaron recientemente y particularmente por el genocidio ocurrido en 1994 con más de un millón de muerto

El Soccer City, llamado por motivos publicitarios FNB Stadium (First National Bank) y es la sede de partidos de la Copa Mundial de Fútbol de 2010

Los símbolos comunistas están reflejados en todo el país y son omnipresentes. En el centro de la ciudad , de todos modos, está completamente occidentalizada. La mezcla del antiguo régimen y las nuevas influencias occidentales están muy presentes en Minsk

Ghazni es famoso por sus minaretes construidos con una planta en forma de estrella. Datan de mediados del siglo XII y constituye el único elemento que se conserva de la mezquita de Bahramshah

Un informe del Servicio Geológico de Estados Unidos señala que en el Salar de Uyuni hay 5,5 millones de toneladas de litio

La ciudad, fundada en 1838 por los Voortrekkers, fue el asentamiento más antiguo de descendientes de europeos en el entonces Transvaal

La isla no es parte del Reino Unido, pero su representación internacional, defensa y buen gobierno son responsabilidad del gobierno de este país

Dañada durante la Guerra de Corea, el auge económico del país la ha convertido en la segunda metrópolis más grande de Asia continental

Se cuenta que fue en Aquisgrán donde se inventó el sándwich. Participaba John Montagu IV, conde de Sándwich, en las negociaciones de la Paz de Aquisgrán, en la delegación que representaba a la Emperatriz María Teresa

LO ÚNICO CONSTANTE ES EL CAMBIO

La crisis como periodo de ruptura

Peatóm | 24·07·2010
06:00 horas

Quiebra de la cadena de valor. Las crisis generan shock disruptivos

DISTINTAS ALTERNATIVAS

¿Está justificada la sanidad pública?

Peatóm | 17·07·2010
06:00 horas

Estetoscopio

EL REBAÑO DE LOS POLÍTICOS

El gobierno global experimenta con España

Peatóm | 10·07·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Rebaño

LA CAÍDA DEL ÉXITO

¡El sistema educativo funciona!

Peatóm | 3·07·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

ENTRE OTRAS, LA DE MIKONOS

Grecia pone a la venta sus 6.000 islas

Peatóm | 26·06·2010
06:00 horas

Islas Griegas

AZNAR EN EL 'THE TIMES'

“Si Israel se cae, caemos todos”

Peatóm | 19·06·2010
Libertad Digital · 00:00 horas

Viñeta sobre el Arca de Noé

LOS DOS GRANDES ÉXITOS DE ZAPATERO

“La promoción del padel y la lucha contra el calentamiento global”

Peatóm | 12·06·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Júpiter y Tetis, de Jean Ingres (1811)

CIUDADANOS, LEGITIMIDAD Y ESTADO

La seguridad, el gran monopolio estatal

Peatóm | 5·06·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Seguridad. ¿En régimen de monopolio o de libre competencia?

TRIBUTOS PECHOS

Juan de Mariana y los impuestos

Peatóm | 29·05·2010
Instituto Juan de Mariana · 06:00 horas

Impuesto

PREMIO LIBERTAD

Solventando la deuda con Margaret Tatcher

Peatóm | 15·05·2010
06:00 horas

Margaret Tatcher. Premio Anual de la Libertad de la Fundación FAES (Primera Ministra británica entre 1979 y 1990)