ALREDEDOR DEL PLANETA
VIZCAYA
Lequeitio y la patente de corso
Peatóm | 8·05·2010 | 06:00

Villa turística. Situada a orillas del golfo de Vizcaya en la cornisa cantábrica, Lequeitio es un destino turístico importante. Un paisaje privilegiado adornado con la isla de San Nicolás y la ría del Lea y con dos amplias playas hacen que la tradicional fuente económica, la pesca, sea sustituida por el turismo. En 1325 María Díaz de Haro, Señora de Vizcaya, funda la villa de Lequeitio y le otorga su Carta Puebla en la que se le dota de los fueros correspondientes y de unos límites concretos. La no aceptación de los límites otorgados por la Señora de Vizcaya por los vecinos de las anteiglesias que rodeaban la villa, pertenecientes a la llamada Tierra Llana de Vizcaya, dio lugar a muchos conflictos.

En 1334 el rey Alfonso XI confirma la Carta Puebla y el fuero otorgado a la villa y ordena levantar las murallas. El fuero otorgado a la villa de Lequeitio le permitía, entre otras cosas, la elección de su órgano de gobierno, el Concejo, con sus correspondientes regidores y el alcalde.

Lekeitio disponía de derechos y privilegios referidos a la navegación y a la pesca. Esto dio lugar al desarrollo del transporte marítimo y, a su sombra, la realización de actos de piratería con patente de corso (autorización real)

Una particularidad del fuero de Lequeitio era que la villa era copropietaria de los bienes de la iglesia de Santa María al tener otorgado su patronato. También disponían de derechos y privilegios referidos a la navegación y a la pesca. Esto dio lugar al desarrollo del transporte marítimo y, a su sombra, la realización de actos de piratería con patente de corso.

La pesca fue una actividad fundamental en el villa desde su creación. La organización de la actividad pesquera estaba regulada por las ordenanzas de mareantes y controlada por la Cofradía de pescadores de San Pedro. Y tan importante era la cofradía que tenía el derecho de elegir un alcalde que ejercía junto a un elegido por el resto de la población de la villa.

El desarrollo de las actividades marítimas favoreció el establecimiento de toda una industria dedicada a la construcción y reparación naval, cuyos últimos restos se pueden apreciar aún a comienzos del siglo XXI. Para el año 1381 ya existía un puerto que, entonces, estaba situado en la zona de la ría del Lea. En el siglo XV se construyó el actual puerto, que sería, posteriormente reformado con la construcción de nuevos muelles y un malecón, destinado a evitar la entrada de arena. Hasta finales del siglo XIX o principios del siglo XX no se resolvería la problemática portuaria.

La pesca ha sido la base economía del municipio. A partir del año 1500 hasta el 1900 Lequeitio ha sido el segundo puerto en importancia de la provincia hasta su desplazamiento por el vecino de Ondárroa. Entre las especies trabajadas destaca por su importancia la caza de la ballena, que se dio durante la Edad Media y Moderna. Tan importante fue este recurso que figura en el escudo de armas de la villa.

A finales del siglo XX la escasez de capturas y los problemas con los caladeros hacen que la actividad pesquera entre en crisis. La crisis pesquera influye en los demás sectores relacionados y que le dan servicio. Sustituyendo a la pesca se desarrolla una importante actividad turística que explota el encanto y el glamour que le dio a la villa el hecho de que fuera elegida por relevantes personaje de la realeza para pasar sus vacaciones.


:: Casco urbano de trazado medieval

El casco urbano de Lequeitio conserva aún la traza medieval. Se han encontrado restos de las viejas murallas en varios puntos de la villa que determinan con exactitud el perímetro original. Entre sus edificios singulares cabe destacar:

La Basílica de la Asunción de Nuestra Señora. Data del siglo XV y es una relevante construcción gótica tardía declarada Monumento Nacional. Destaca su exterior, y en especial la fachada occidental, y su magnifico retablo gótico flamenco del siglo XVI, considerado de los mejores de Vizcaya; así como una talla mariana Antiguako Ama (en euskara) del siglo XII, en su propio retablo barroco.
• El Ayuntamiento. Data del siglo XV es un típico edificio barroco destinado a sede del concejo.
• La Torre Turpin. Del siglo XVI realizada en estilo de transición del gótico al renacentista.
• El Palacio Uriarte.
Del siglo XVII es un palacio barroco construido rodeando una torre anterior. Es Monumento Nacional.
• La Torre Zahar. El edificio más antiguo de la villa.
• El Palacio Uribarria. Del siglo XVIII.
• La Muralla corta fuegos. Del siglo XV destinada a proteger a la villa de los numerosos incendios que sufría.
• El ‘Playa de Ondarzábal’. barco pesquero de mediados del siglo XX, que en la actualidad ha sido remodelado y convertido en museo.
• El Astillero Mendieta. La industria naval de ribera tiene como referente el astillero Mendieta, nominado a ser incluido dentro del inventario general del patrimonio cultural vasco, con la categoría de Monumento. Esta instalación esta situada en la orilla izquierda del río Lea y consta de un muro de mampostería sobre el que se erigen dos edificaciones, una de ellas dedicada a la construcción naval de donde parten las rampas que conectan con el río.


URL Peatom: http://www.peatom.info

URL de este artículo: http://www.peatom.info/3y3/viajes/125291/lequeitio-y-la-patente-de-corso/