Slogan de la columna
Especial relevancia
Juan Aparicio Belmonte | 12·09·2008 | 17:00

Llega Bono de vacaciones y decide trabajar un poco. Me refiero a Pepe. Entonces nos enteramos de que en el Congreso de los Diputados existen los grupos de amistad, que parece una expresión sacada de los foros sociales de Internet. Bono dice que hay que reducirlos. Gastan mucho y el Congreso de los Diputados tiene que dar ejemplo en solidaridad con las dificultades generales de la población. ¿Y qué son los grupos de amistad? Pues una quincena de parlamentarios que cogen el avión en primera clase y viajan a países de la UE, como Grecia o Italia, o a otros más lejanos y exóticos como Kuwait, Túnez, Namibia, Turquía, Brasil o Japón con el fin de hermanarse con otro grupeto de colegas diputados del país de llegada. Allí comen y beben, y se divierten y hablan de que España, tal comunidad autónoma o tal otra, tal región o tal nación oprimida son maravillosas mientras escuchan que México o Namibia también lo son, y reciben apretones de manos, abrazos sonoros, y visitan museos nacionales. Todo gratis y cobrando dietas, como corresponde a la altísima y fundamental labor que realizan, y nunca en vacaciones, sino durante el año laboral.

¿Y qué son los grupos de amistad? Pues una quincena de parlamentarios que cogen el avión en primera clase y viajan a países de la UE, como Grecia o Italia, o a otros más lejanos y exóticos como Kuwait, Túnez, Namibia, Turquía, Brasil o Japón con el fin de hermanarse con otro grupeto de colegas diputados del país de llegada

La última legislatura se constituyeron en el Congreso 38 grupos de amistad, algunos de ellos en colaboración con el Senado. Los senadores también necesitan desfogarse con un viaje exótico, que estar todo el día en la piscina cubierta arruga mucho la piel y aburre. La misión real de los grupos ya nos la figuramos, pero la otra, la que sirve para justificar su existencia está definida por frases que podría haber escrito el propio Zapatero con su mano civilizadora: “Son foros parlamentarios dirigidos a impulsar las relaciones internacionales entre España y los países con los que tiene vínculos de especial relevancia, siendo uno de los pilares de lo que se ha denominado diplomacia parlamentaria”. Así que, con Namibia teníamos un vínculo de “especial relevancia” y ni siquiera quienes tenemos un título superior lo sabíamos. Está claro que el sistema educativo español es un fracaso. Se me ocurre que hasta que no se creen grupos de amistad con las Bahamas o las Maldivas, lugares tan relevantes para nuestro país, nuestra partitocracia no habrá alcanzado la perfección a la que sin duda aspira.


URL Peatom: http://www.peatom.info

URL de este artículo: http://www.peatom.info/blog/juan-aparicio-belmonte/110091/especial-relevancia/