*En California no tiran su basura a la papelera, la convierten en programas de televisión.
(Woody Allen)

 

Kosovo. Kósovo (Campo de mirlos) Kosova o Kosovë en albanés, ...

Viajes
Tomás Sánchez Santiago

Por Ángel Martín Oro. Los economistas austriacos, entre otros, ...

Lo+Tres
Tomás Sánchez Santiago

Nuevo Museo del Ejército. Un total de 952 personas, entre toledanos, ...

Arte
Tomás Sánchez Santiago

Nuevo trabajo. Ya podemos escuchar "Sonrisa", la carta de ...

Música
Tomás Sánchez Santiago

Punto y coma: NUESTROS COLUMNISTAS

MANGA ANCHA

Malos tiempos para Carpanta

Tomás Sánchez Santiago | 30·06·2008 | 14:37 |
|
Tomás Sánchez Santiago

No es probable que en España y hoy en día se viese con buenos ojos la reaparición de Carpanta, aquel personaje de los tebeos mal afeitado y sonriente, y siempre obsesionado con muslos de pollo que le ocupaban el pensamiento en forma de imago mundi. Al igual que Otilio —un fontanero tragón— y Gordito Relleno, Carpanta pertenecía a una galería de obesos y hambrientos que retrataba el canon de toda una época. El fantasma del hambre se alargó en la posguerra española hasta los años sesenta, y las películas, los chistes de entonces y la publicidad dejaban constancia de la ilusión de que, a costa de lo que fuese, se saciaba el apetito.

Y es que cuando una sociedad ha pasado hambre, surge una mitología apabullante de imágenes orondas que sueñan con poder devorar cuanto les salga al paso. En los ritos de la vida cotidiana española sucedía otro tanto. No hace mucho las bodas tenían todavía esa misma función obligatoria de saciar por un día a los allegados. ¿Lo recuerdan? El padrino, indefectiblemente, iba preguntando a los comensales, entre abrazos aparatosos y besos grasientos, si habían quedado a gusto. “Yo di orden al restaurante de poner todo a repetir”, decía. A repetir: esa era la clave. ¿A repetir? ¡A reventar! Las baterías de camareros se afanaban en despachar en los platos una y otra vez el menú nupcial de referencia: los embutidos variados, las croquetas de ave, las gambas Orly, los calamares rebozados, el vol-au-vent de ensaladilla, los langostinos dos salsas, el pescado, la carne con guarnición y por fin la tarta. Y pan, mucho pan. Quién sabe si en el inconsciente colectivo no habría puntos de sutura que relacionasen la saciedad del cuerpo con la plenitud conyugal de la nueva pareja. Al fin y al cabo, es arroz lo que se arroja sobre los novios como símbolo de la prosperidad deseada.

En la España finisecular comenzó un nuevo culto a la comida que ya no pasaba por considerar que la nuestra era una población que necesitara cantidad sino sofisticación

Pero la cosa ha cambiado. En la España finisecular comenzó un nuevo culto a la comida que ya no pasaba por considerar que la nuestra era una población que necesitara cantidad sino sofisticación. La emulación a otros países pasaba también por acercarse a sus maneras culinarias; así, los sabores brutos eran indicios de un gregarismo modorro que una sociedad como la nuestra, que empezaba a ser finústica, no podía soportar en un momento en que llegábamos a estar en otros órdenes entre las primeras potencias mundiales. De modo que no se trataba ya de comer más —cosa que no hacía falta— sino de comer mejor. A la exuberancia culinaria la sustituyó la exquisitez. A la necesidad de matar el hambre con artillería barata, el gusto por probar cosas nuevas. Una palabra como “degustación” sería improbable en épocas de Carpantas, cuando a las comidas había que echarle aquello que llamábamos “sustancia”. Ahora ya no. En la década de los noventa, ya en la sociedad líquida, las comidas prestigiosas debían responder también a ese patrón: desustanciadas, desestructuradas, delicuescentes, reconstruidas…; el propio lenguaje culinario se apresuró a reflejar lo que el país aspiraba a proyectar hacia el exterior. De ahí que las nuevas propuestas gastronómicas tuvieran, todas ellas, un factor común que las empezó a caracterizar: su naturaleza esquemática, teniendo en cuenta que quien se disponía a comer —decían algunos de aquellos chefs que inauguraban la cocina española— no iba a ya a satisfacer una necesidad básica sino a ejercer un acto cultural. En un país donde sería de mal tono proclamar en alta voz tener hambre, la comida se convirtió en un ejercicio metafísico.

Y es que siempre que se quiere dejar claro que una sociedad ha cubierto sus necesidades básicas, se ha de anteponer en toda manifestación lo formal a lo sustancial. No otra cosa es el triunfo del diseño sobre el contenido. Lo que acaba cansando en la relación con las cosas no es su función sino su forma, y salvo dos objetos canónicos, dos pequeños animales domésticos cuya apariencia nadie ha podido mejorar en la vida diaria (el cortaúñas de bolsillo y el abrelatas de explorador), todo lo demás intenta remozar periódicamente, y cada vez a más velocidad, su cobertura.

La comida, también. Repárese en que ya no es el olfato el disparador del apetito. El “qué-bien-huele” se ha sustituido por “qué-bonito-es”. El cocinero se acerca al artista. El acto de comer empieza ya en el ojo, dicen los modernos sacerdotes de los fogones. Y acaso sea así, pero sólo a condición de aquello que decíamos: que comer sea un acto secundario, un añadido cultural, una necesidad metafísica, un rito entre lo intelectual y lo sensitivo de donde pueden desprenderse repercusiones sociológicas. Y, por qué no decirlo también, a condición de que tras cantar las excelsas notas de vainilla que quedan bailando en el retrogusto de un carpaccio de bacalao batido en espuma de plátano, uno llegue a casa, abra la nevera y encuentre esperándolo una lata de mejillones en escabeche para irse con alevosía y nocturnidad un poco más entonado a la cama, relamiéndose sin miedo como un Carpanta clandestino y feliz.

Compártelo
Nota. Debes estar registrado en estos servicios para poder anotar el contenido.


Tomás Sánchez Santiago

Libros de texto | 7-09-2008

Los apodos | 25-08-2008

Cuaderno sin norma (7) | 21-08-2008

La edad reprochable | 11-08-2008

Defensa del buzón | 27-07-2008

Cuaderno sin norma (5) | 21-07-2008

Las noticias del bien | 12-07-2008

CAMBIO DE PARADIGMA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Peatóm toma vacaciones y cierra una etapa

Antonio Yuste | 26·07·2010
00:00 horas

Persiana metálica

MANIOBRAS CONJUNTAS EE UU/COREA

El régimen de Pyongyang eleva la tensión

Peatóm | 23·07·2010
00:00 horas

Clinton en Corea del Sur

VÍDEO BANANERO

El PSOE festeja los 10 años de ‘talante’

Peatóm | 23·07·2010
00:00 horas

José Luis Rodríguez Zapatero. Ordena producir un video laudatorio a su partido para celebrar y festejar su talente y sus diez años de Secretario Genera del PSOE

PETICIÓN DEL PLENO DEL SENADO

Divorcio. La custodia compartida será el régimen preferente

Peatóm | 22·07·2010
00:00 horas

Custodia compartida

MANTIENE EL IMPULSO DESAGREGADOR

El gobierno anuncia que cumplirá con el ‘Estatut’

Peatóm | 22·07·2010
00:00 horas

José Montilla. Presidente de la Generalidad

ZAPATERO COMPRA OXÍGENO

Los nacionalistas tensan el nudo corredizo

Peatóm | 21·07·2010
00:00 horas

Elena Salgado. Techo de gasto

EL TRASPASO SE COMPLETARÁ EN EL 2014

Afganistán asumirá tareas de seguridad a finales del 2010

Peatóm | 21·07·2010
00:00 horas

Hamid Karzai. Presidente de Afganistán

LE ACUSAN DE NO CUMPLIR

Los presos cubanos se sienten engañados por el gobierno español

Peatóm | 20·07·2010
00:00 horas

Rueda de Prensa. Cubanos desterrados por el regímen de los hermanos Castro, acusan al gobierno español de engaño y de incumplimiento

REBAJAS DE GRADO Y PERMISOS REGULARES

Rubalcaba: “En Nanclares de Oca no hay presos de Eta”

Peatóm | 20·07·2010
00:00 horas

Alfredo Pérez Rubalcaba. Ministro del Interior (caricatura)

NO SE PRESENTARÁ A LA REELECCIÓN EN 2012

Zapatero preocupado por la rebeldía extrema de sus hijas

Peatóm | 19·07·2010
00:00 horas

Sonsoles Espinosa. Esposa del Presidente del Gobierno