ACTUALIDAD, CONTEXTO, ANÁLISIS
Tony Hayward, Presidente de BP
BP no estaba preparada para un accidente submarino
Peatóm | 4·06·2010 | 00:00

Vertido de petróleo en el Golfo de México. El grupo petrolero británico BP no estaba lo suficientemente preparado para afrontar un accidente submarino, reconoce presidente ejecutivo de la empresa, Tony Hayward, en entrevista al diario británico Financial Times. A la empresa le faltaban medios técnicos para afrontar un incidente como el ocurrido en la plataforma de extracción Deepwater Horizon en el Golfo de México. Al igual que la industria del crudo se vio obligada a invertir en sistemas para la recogida de crudo en la superficie tras el accidente del petrolero Exxon Valdez en 1989, también habrá que crear ahora soluciones técnicas para accidentes submarinos, consideró. El riesgo de un accidente como el de Deepwater Horizon es de “uno entre un millón”, pero hay que reducirlo a “uno entre mil millones o uno entre un billón”, consideró.

El servicio oceanográfico estadounidense advirtió que la inminente temporada de huracanes en el Atlántico será de “activa a extremadamente activa” con hasta 14 huracanes, de ellos de tres a siete de gran categoría. En caso de vientos adversos la marea negra sería empujada hacia la costa y los trabajos sufrirían demoras

BP está siendo muy criticado tras la mayor catástrofe petrolera de la historia estadounidense y tendrá que afrontar las investigaciones de la Justicia estadounidenses. Mientras en Estados Unidos crece la oposición de la opinión pública a las extracciones submarinas, las compañías petroleras intentan poder seguir explotando las grandes reservas que allí se encuentran. Posiblemente, el sistema de seguridad del sector tendrá que cambiar, argumentó Hayward.

En el caso del Deepwater Horizon, BP asumía la responsabilidad general, pero las correspondientes a la seguridad estaban distintamente repartidas. La plataforma era gestionada por la firma Transocean, mientras la empresa de servicios industriales Halliburton había cimentado el agujero de extracción. Y la empresa Cameron International era la responsable del equipamiento para evitar la fuga de crudo y gases.

BP cree que también podría haber habido errores por parte de esas empresas. Hayward dijo al diario que en el futuro la empresa gestionará las plataformas petroleras posiblemente sola. “Debemos preguntarnos cómo podemos seguir reduciendo riesgos”.

:: Nuevo intento fallido

BP volvió a sufrir el miércoles un fuerte contratiempo en la lucha contra la marea negra. La compañía tuvo que frenar su nuevo intento de parar la fuga por la que se vierte crudo al mar desde el 20 de abril, debido a que la sierra utilizada para cortar el conducto dañado se quedó atascada. La sierra pudo ser liberada después de 12 horas, pero la petrolera British Petroleum no retomó las tareas dado que las sierras de diamante no tienen suficiente filo para el tipo de acero de los tubos, asegura el diario The New York Times.

:: Nuevos pozos

El nuevo intento por detener el vertido, considerado como muy complicado, fue llevado a cabo con robots. El mecanismo colocado después de cortar el conducto debía servir para bombear el crudo a un barco en la superficie. De acuerdo con el diario se usarán ahora, en reemplazo, grandes tijeras, de unos 30 centímetros, que demostraron ser exitosas en otras partes del tubo.

Por ahora no queda claro cuándo se podrá continuar con las tareas. Mientras, siguen fluyendo toneladas de petróleo por día al mar. El nuevo método, llamado Lower Marine Riser Package (LMRP) podría aumentar el vertido en un 20 por ciento durante las maniobras de instalación. La única esperanza para poder cerrar en forma permanente el pozo del que emana el vertido es a través de otros dos pozos de alivio perforados en paralelo respecto del dañado. Uno de ellos sería utilizado para bombear cemento directamente en el reservorio de petróleo, que está ubicado a unos 6 kilómetros por debajo de la superficie del Golfo. El segundo pozo es de apoyo.

Los nuevos pozos de alivio estarán listos en agosto, cuando la temporada de huracanes se encuentra en su punto de apogeo. Existe mucha preocupación, porque la actual plataforma que recibe el petróleo pueda no soportar los rigores de los huracanes. Este miércoles, el petróleo llegó a diez kilómetros de las playas del estado norteamericano de Florida y alcanzará la localidad turística de Pensacola el viernes, según medios estadounidenses. En Alabama ya se encontraron los primeros cúmulos de petróleo en la costa y también está amenazado el estado de Mississippi. Hasta ahora, la catástrofe se limita a Louisiana, donde ya están contaminados más de 200 kilómetros de costa. Varios métodos para detener la marea negra han fracasado en las últimas semanas. El intento anterior llevaba por nombre top kill y también fracasó.

:: Piden ayuda a México

Estados Unidos está buscando ayuda externa para que la petrolera BP pueda contener el vertido del crudo en el Golfo de México durante la temporada de huracanes que comenzó este miércoles, según informó el coordinador en jefe del gobierno en la lucha contra el desastre, el almirante Thad Allen. Allen señaló que Estados Unidos está “buscando que gobiernos extranjeros” como Holanda, Canadá y México sumen equipamiento y ayuda para contener el peor vertido de crudo en la historia del país, que ya lleva siete semanas.

“Ya no hablamos de capturar el petróleo, estamos hablando de contenerlo”, indicó Allen. El servicio oceanográfico estadounidense advirtió que la inminente temporada de huracanes en el Atlántico será de “activa a extremadamente activa” con hasta 14 huracanes, de ellos de tres a siete de gran categoría. En caso de vientos adversos la marea negra sería empujada hacia la costa y los trabajos sufrirían demoras.


URL Peatom: http://www.peatom.info

URL de este artículo: http://www.peatom.info/escaner/125717/bp-no-estaba-preparada-para-un-accidente-submarino/