UNIVERSO SONORO
The Raveonettes
Músicas apacibles y letras terribles
Mondo Sonoro | Peatóm | 30·11·2009 | 00:00

Por [1] Sergio del Amo. Lust, Lust, Lust no supuso ningún hito para Sune y Sharin a pesar de la buena acogida que tuvo su línea continuista, pero en este In And Out Of Control los daneses nos sorprenden gratamente avistando unas melodías más pop de lo que nos tenían acostumbrados. Eso sí, no se sulfuren en vano. A pesar del giro sonoro y la drástica reducción distorsionista que se gastan en esta ocasión, las letras cobran todo su protagonismo con un abanico de personajes dignos de Las Ramblas más decadentes donde las drogas, las violaciones vengativas y la visceralidad elevada al cubo asumen todo el protagonismo. Desde Los Angeles la mitad femenina del grupo, Sharin, nos habla acerca de la dicotomía diabólico-angelical que impera en su última obra hasta la fecha.

Thomas Troelson (Junior Senior, Sarah Connor, Monrose), nuestro productor, es el culpable de que nuestro dúo deje las distorsiones aparcadas de momento para intentar un sonido más pop

“Nuestros dos últimos discos confrontan a la perfección. Mientras que Lust, Lust, Lust partía de un sonido más oscuro e introvertido, In And Out Of Control sonoramente es más festivo, brillante y, por supuesto, pop. Siempre, a la hora de llevar a cabo el siguiente álbum, intentamos dar un paso más allá respecto el anterior o, al menos, que suponga una reacción clara. Repetirse resulta de lo más aburrido”, comenta Sharin, quien enfatiza el carácter tenebroso, digno de un splatter que se precie, que impera en las letras en esta ocasión. “Existe un claro contraste entre la seriedad y la ironía, la oscuridad y la inocencia… Nos pareció muy interesante jugar con esta yuxtaposición entre las melodías y las letras. Uno puede quedarse seducido por la música pero inevitablemente la sorpresa radica en las duras temáticas de las canciones”. El disco es carne del dichoso “Parental Advisory” se mire por donde se mire. “La verdad es que no nos preocupa lo más mínimo que alguien encuentre inapropiadas nuestras letras”. ¿De dónde surgen entonces todas estas perturbadoras historias? “Principalmente de las experiencias de la gente que nos rodea y los destinos de todos aquellos que hemos dejado en el camino”.

The Raveonettes · Last Dance

Con solamente darle al play, Bang! se antoja como un descarte la mar de digno de aquellos farsantes ficticios que representaron a The Wonders. Pero las cuotas de frikismo y visceralidad encuentran en temas como Suicide y, sobre todo Boys Who Rape (Should Be Destroyed), una nueva dimensión poco dada en el pop de factura aparentemente cándida. Aunque las apariencias engañan. “Estoy realmente orgullosa de ‘Boys Who Rape’ porque es el tema más bizarro que hemos escrito en nuestra carrera. Resulta caótico y a la vez super cool. Quisimos incorporarle una base dub, del todo novedosa para nosotros, y una melodía doo wop que desentonara del todo con la letra. Se trataba de darle un toque divertido a una canción que trata una realidad tremendamente seria y preocupante para nuestra sociedad”, afirma Sharin quien, asimismo, recalca el hecho de que esta vez quisieron focalizarse, a diferencia del resto de su discografía, “en un mayor número de estribillos instantáneos y unos vocess más luminosas”. Después de pasarlo más que canutas para encontrar un productor que les hiciera el peso y no pidiera una cifra estratosférica por sus servicios, el también danés Thomas Troelson (Junior Senior, Sarah Connor, Monrose) fue el encargado al final de llevarse el gato al agua y, en gran parte, el culpable de que nuestro dúo deje las distorsiones aparcadas de momento. “Fue una gran experiencia trabajar codo con codo junto a él. Durante la grabación hubo muchos momentos frustrantes, pero los buenos resultados siempre surgen cuando uno se pelea con el productor. Él fue el que nos desafió para que sonáramos más pop y nos alejáramos de nuestros parámetros”.

—¿Supongo que durante la gestación del álbum el hecho de que viváis en costas opuestas (Sharin en L.A y Sune en NY) debió suponer un problema?
“Pues la verdad es que no parábamos de llamarnos y enviarnos mails con canciones durante todo el día. Nos hubiera encantado trabajar juntos desde una misma ciudad, pero nuestras vidas familiares nos lo impiden por completo. Pero de todos modos, antes de girar y juntarnos con el resto de la banda, pasamos muchísimo tiempo juntos”. Desde luego, la lejanía momentánea, en ocasiones a algunos les sienta la mar de bien.


URL Peatom: http://www.peatom.info

URL de este artículo: http://www.peatom.info/musica-peatom/122672/musicas-apacibles-y-letras-terribles/