UNIVERSO SONORO
JOHN GRANT Y LA REINA DINAMARCA
Épica sobre la pérdida de la seguridad masculina
Peatóm | 10·05·2010 | 00:00

Desencanto. Conocimos a John Grant como vocalista de ese grupo magnético y de difícil etiquetado que fue The Czars. Tras la disolución, Grant se mudó de ciudad y acompañó a ratos a The Flaming Lips y Midlake, quienes hace dos años le ofrecieron hacer de banda en su primer disco en solitario. El resultado fue “Queen Of Denmark“, un trabajo bellísimo, por momentos carpetovetónico, realizado sin ningún miedo a sonar bien y cantado como lo cantaría un ángel drogado.

Grant posee una voz pura que emite señales equívocas, de ensoñadora melancolía y que apouesta sin titubeos por volarnos los sesos a base de canciones demoledoras

Grant posee una voz tan pura que emite señales equívocas, de ensoñadora melancolía, potenciada por el sello pastoral de la instrumentación de Midlake, pero que apouesta sin titubeos por volarnos los sesos a base de canciones demoledoras (”It’s Easier”, “Queen Of Denmark”), de ésas que sólo puedes escuchar dos o tres cada día.

John Grant se había desencantado de la música hasta que conoció a Midlake. El texano de folk-rock escuchó al desilusionado ex cantante de The Czars (los zares) en directo y se enamoró de su voz de barítono bruñido y triste. Sin más, lo invitó de gira y luego le convenció para grabar un álbum en solitario en su propio estudio de Denton. La reina de Dinamarca es uno de los álbumes debut más interesante de los últimos tiempos.

La reina de Dinamarca es un álbum con la poética característica de un marginal. Grant evita la autocompasión y la angustia torturada, para refugiarse en el escepticismo de los amantes desencantados y en metáforas y testimonios que descreen del amor perfecto. Su voz rica y sin esfuerzo contrasta maravillosamente con la elegancia pobre del folk, el clasicismo orquestal y el misterio del sintetizador.

Un ex-amante llamado Charlie inspira tres de los aspectos más destacados del albúm. Es un ensayo épico, en agridulce, sobre la pérdida de la inseguridad masculina. El talento de Grant para la canción de amor melodramática aunque contenida es incuestionable. Caramelo, por ejemplo, es una balada romántica en clave menor.


URL Peatom: http://www.peatom.info

URL de este artículo: http://www.peatom.info/musica-peatom/125313/epica-sobre-la-perdida-de-la-seguridad-masculina/