*En California no tiran su basura a la papelera, la convierten en programas de televisión.
(Woody Allen)

 

Kosovo. Kósovo (Campo de mirlos) Kosova o Kosovë en albanés, ...

Viajes

Por Ángel Martín Oro. Los economistas austriacos, entre otros, ...

Lo+Tres

Nuevo Museo del Ejército. Un total de 952 personas, entre toledanos, ...

Arte

Nuevo trabajo. Ya podemos escuchar "Sonrisa", la carta de ...

Música

Tribunas: IDEAS Y PUNTOS DE VISTA

MODELOS DE PRESUPUESTOS

Keynes y los panes y los peces

Instituto Juan de Mariana | Peatóm | 28·10·2009 | 00:00 |
|

Perfomance alrededor del G-20 en el papel de 'divo'

Por Berta García Faet. Desde los más diversos púlpitos —políticos, académicos y mediáticos— se nos pretende hacer creer que sólo existe en el mundo una única teoría económica: la keynesiana. Al “analizarse” la crisis económica mundial actual se vuelve graciosamente la vista atrás, hasta la lejana crisis de la década de los años treinta, por supuesto bajo este filtro terco y parcial que es la lectura keynesiana, de la cual todo académico que se precie no puede salirse so pena de ser marginado o vapuleado. El último ejemplo de este “keynesianismo intolerante” lo tenemos en el reciente debate sobre los Presupuestos Generales del Estado para el 2010: un bonito “debate” alrededor de una sola “alternativa”, la keynesiana.

Los diferentes modelos de presupuesto (si es que los hay) no responden al esquema de “buenos” y “malos” o “solidarios” e “insolidarios”, sino a diferentes teorías económicas subyacentes

A estas alturas, es más que urgente aclarar de una vez por todas a la ciudadanía -a los contribuyentes- esta verdad políticamente incorrecta que siempre acaba ocultándose, intencionadamente o por pura ignorancia: los diferentes modelos de presupuesto (si es que los hay) no responden al esquema de “buenos” y “malos” o “solidarios” e “insolidarios”, sino a diferentes teorías económicas subyacentes. Las lecturas en términos de juicios de valor son demagógicas y maniqueas y se olvidan de lo importante: la teoría que sustenta las propuestas. Analizaremos muy brevemente algunos de los fallos fundamentales de la idea del multiplicador keynesiano (de los panes y los peces) que justifica el aumento del gasto público (en general, sin analizar partidas), en la coyuntura de crisis económica.

En primer lugar enunciemos de forma simplificada la tesis del multiplicador keynesiano y cómo llegamos a ella: para llegar al llamado “modelo simple de determinación de la renta”, se define la renta como la suma del consumo (función de la renta), la inversión (función de la renta y del tipo de interés), el gasto público (variable supuestamente exógena) y la diferencia entre exportaciones e importaciones (variable que por simplificar se supone que es cero o que se trata de una economía autárquica). A continuación se procede a igualar esta renta a la demanda de bienes, y realizando una serie de sustituciones llegamos a la conclusión de que la demanda de bienes es la suma de la demanda autónoma (que es independiente de la renta, esto es, aquello que se consume aun sin dinero por supervivencia; es la ordenada en el origen) y la demanda inducida (por la renta; es la pendiente de la demanda). Con otras sustituciones llegamos a la conclusión de que la renta es igual al producto entre el gasto autónomo (el independiente de la renta) y el multiplicador, que es el cociente entre 0 y 1 menos la propensión marginal al consumo. Como ésta última siempre estará entre 0 y 1 (pues está en tanto por 1), el multiplicador siempre será igual o mayor que la unidad. En conclusión: un aumento de la demanda siempre conllevará un aumento mayor de la producción y por tanto de la renta.

Nótese que la principal conclusión de este modelo es que si aumentamos cualquiera de los elementos que conforman la demanda (consumo, inversión o gasto público), automáticamente se aumentan la producción y la renta. El razonamiento económico que se hace es el siguiente: si por ejemplo el Estado gasta dinero en un hipotético Plan E de infraestructuras, estimulará la demanda creando empleo y aumentando las rentas salariales de sus trabajadores.

:: El modelo matemático y la realidad

La clave está en fijarse en si están bien planteadas las identidades y las igualdades, no las consecuencias matemáticas

Desde un punto de vista matemático, esto es bastante sencillo y no puede refutarse: sencillamente, si yo planteo una serie de identidades y subidentidades conforme a lo que quiero demostrar, seguramente seré capaz de explicar matemáticamente todas sus relaciones. Sin embargo, como siempre, la clave está en fijarse en si están bien planteadas las identidades y las igualdades, no las consecuencias matemáticas. Por suerte para todos, no lo están. Veamos algunos problemas de estas identidades que nos llevan al multiplicador keynesiano del gasto:

1. Resulta sumamente tramposo decir que la renta es la suma del consumo, la inversión y el gasto público. El gasto público no cae del cielo cual maná (aunque a algunos les gustaría mucho esto) sino que se obtiene, precisamente, de las rentas de los contribuyentes (directa o directamente). Es decir, la renta es la suma del consumo y del ahorro, y es el ahorro lo que permite la inversión, y son el consumo y el ahorro los que se restringen cuando se pagan impuestos que financien el gasto público (y la deuda pública no es un caso aparte pues, tarde o temprano, esta generación de contribuyentes o la próxima, tendrá que pagarla con sus rentas). En una identidad más sofisticada, se habla de la “renta personal disponible” (renta menos impuestos) y, sin embargo, sigue sin admitirse que ese gasto público que supuestamente suma se ha de cancelar con los impuestos que restan (insisto, tarde o temprano: uno no puede endeudarse ad infititum). En otras palabras: el gasto público no aumenta la renta sino que la resta; si bien es posible que aumente la demanda vía rentas salariales (y no automáticamente, sino fortuitamente), no hay que olvidar que en cualquier caso, por otro lado, las está restando.

2. Este modelo no tiene en cuenta —y esta me parece la crítica más devastadora— la calidad de la inversión y el gasto público, es decir, trata a todas las inversiones y gastos por igual, sin ningún tipo de miramiento cualitativo. Así, este modelo supone que si el Estado invierte 1.000 millones, es irrelevante a la hora de analizar su efecto multiplicador saber en qué sector y en qué condiciones esa inversión se ha producido. Por ejemplo, lo mismo da, en este modelo, 1.000 millones para construir carreteras que 1.000 millones para subvencionar el cine español. Lo mismo sucede con las inversiones privadas: se cuantifican, pero no se juzgan sus resultados, no se analiza si esas inversiones resultaron ser un fracaso o un éxito. Es lo que se ha venido a llamar el “fetichismo del PIB”: importa únicamente su aumento cuantitativo.

3. Este modelo ignora —y esto está en relación con el anterior punto— los problemas epistemológicos más básicos del cálculo económico con los que es incapaz de lidiar, por definición, el Estado. Ya sabemos que, por mucho que desde la teoría keynesiana se afirme que el Estado, mágicamente, puede conocer las rentabilidades, el Estado no tiene capacidad material para realizar los cálculos de utilidad intersubjetiva que serían necesarios para abordar una política pública con un cierto rigor y una cierta justicia. No obstante, este problema se suprime alegremente al suprimirse el análisis cualitativo del gasto… Si, por ejemplo, el Estado se equivoca y se gasta una millonada en algo inservible, o lo asigna de forma incorrecta, en este modelo keynesiano es irrelevante, porque sólo importa la cuantía del gasto y no su destino.

4. Otra conclusión dudosa de este modelo es que el multiplicador del gasto será más potente cuanto mayores sean los impuestos, ya que, como cada vez que aumenta la renta se incrementa la recaudación impositiva y, por tanto, el gasto público, se prolonga el efecto del multiplicador. Una vez más nos topamos con el error que ya detectó Hazlitt en su tiempo: el de fijarse en un solo lado, o sólo en un determinado horizonte temporal. Este modelo ignora, además de lo señalado los anteriores puntos, los efectos distorsionadores de los impuestos en la estructura de incentivos de los agentes económicos. Los impuestos —y esto ya debería estar más que asumido— no son nunca neutrales.

5. Por último, este modelo no tiene una correcta idea del fenómeno del interés. Analicémonos mediante una de sus conclusiones: según este modelo, si se aumentan más que proporcionalmente los impuestos a los ricos y se disminuyen los impuestos menos que proporcionalmente a los pobres, el efecto será el de una disminución del consumo de los ricos pero menor que el aumento del consumo de los pobres (ya que cuanta más renta se posee, más alta es la propensión marginal al ahorro y, en consecuencia, menor el efecto de las variaciones de la renta en el consumo: la poca renta que pierdan los ricos no les afectará demasiado mientras que la renta que ganen los pobres sí tendrá grandes efectos en su consumo). Esta es una manera muy simple de verlo, pero la verdadera laguna está en ignorar que este tipo de impuestos -o cualquier otro, pero hemos utilizado el ejemplo extremo- afectará muy negativamente a la inversión (que según este modelo keynesiano, también es fundamental en la renta nacional pues forma parte de ella al igual que el consumo y el gasto público), puesto que los ricos son los que, como hemos dicho, pueden permitirse ahorrar y, por tanto, invertir.

:: Cuando el ‘interés’ no es ahorro

No obstante, ¿cuál es la réplica que se hace desde este modelo keynesiano a nuestra crítica de que la inversión también depende de la renta y que, en consecuencia, se ve seriamente afectada por los impuestos? La respuesta sería que la inversión no sólo depende de la renta sino también del tipo de interés. Sin embargo, ¿qué es para este modelo el interés? Una especie de variable exógena que se fija en el mercado del dinero… El error garrafal que desde la Escuela Austriaca viene denunciándose desde hace décadas es el de desvincular el fenómeno del interés de la capacidad de financiación, o dicho de otra manera, del ahorro. El interés no refleja nada más y nada menos que la preferencia temporal y, por tanto, el ahorro que puede prestarse para invertirse. Resulta del todo desafortunado considerar que el interés se fija exógenamente y que no nos orienta acerca de la inversión que una determinada sociedad en un determinado momento puede asumir.

En conclusión: aunque la idea del multiplicador keynesiano es políticamente muy atractiva e incluso intuitiva, no es más que una falacia, que viene criticándose desde hace mucho tiempo y que puede seguir criticándose atacando a las bases de su teoría. Aunque siempre podemos pasar directamente a las conclusiones y burlarnos, por ejemplo, de aquello de que una guerra es positiva porque en la reconstrucción se crean numerosos trabajos. Y es que no es la capacidad de creación de trabajo, o de estimulación de la demanda lo que debería importarnos realizar a cualquier precio y aunque fuera a ciegas; debería preocuparnos más bien que cada gasto tuviera una razón de ser propia y concreta, no automática según un fantasmagórico modelo económico abstracto y simplón.

Compártelo
Nota. Debes estar registrado en estos servicios para poder anotar el contenido.


La ética de la ley natural establece que puede determinarse lo que es bueno o malo para el hombre según le permita o le impida realizar lo que es mejor para la naturaleza humana

Lo perjudicial de la situación no es que existan las indemnizaciones por despido, sino que éstas no se puedan pactar voluntariamente por las partes

Intereconomía hizo el año pasado una campaña de autompromoción con esa idea. En un spot se comparaba el día del orgullo gay con "364 días de orgullo de la gente normal y corriente"

Por eso Obama se equivoca y Merkel acierta. Por eso Hoover y Roosevelt se equivocaron hace 80 años cuando desbocaron el déficit público de EEUU

Los difusores de la trola, milenaristas de nuestro tiempo, llevan una década tocando la flauta, con o sin su perro reglamentario, con tal acierto que los socialistas de todos los partidos bailan embobados la tonadilla

Los compradores potenciales de bonos soberanos de España se preguntan si el Gobierno no estará ahogando a los españoles

Las multas están tomando una parte destacable en la financiación de las administraciones locales

El franquismo introdujo y reguló los convenios colectivos por primera vez en el derecho laboral español en 1958.

Lo que sí soluciona el desempleo es la creación de puestos de trabajo por los empresarios. Pero para eso es necesario pronunciar dos palabras malditas: acumulación y capital

Algunos necios no se conforman con llevar vidas sencillas y dejar vivir a los demás: tienen que decirle a todo el mundo qué puede y qué no puede hacerles felices

CAMBIO DE PARADIGMA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Peatóm toma vacaciones y cierra una etapa

Antonio Yuste | 26·07·2010
00:00 horas

Persiana metálica

MANIOBRAS CONJUNTAS EE UU/COREA

El régimen de Pyongyang eleva la tensión

Peatóm | 23·07·2010
00:00 horas

Clinton en Corea del Sur

VÍDEO BANANERO

El PSOE festeja los 10 años de ‘talante’

Peatóm | 23·07·2010
00:00 horas

José Luis Rodríguez Zapatero. Ordena producir un video laudatorio a su partido para celebrar y festejar su talente y sus diez años de Secretario Genera del PSOE

PETICIÓN DEL PLENO DEL SENADO

Divorcio. La custodia compartida será el régimen preferente

Peatóm | 22·07·2010
00:00 horas

Custodia compartida

MANTIENE EL IMPULSO DESAGREGADOR

El gobierno anuncia que cumplirá con el ‘Estatut’

Peatóm | 22·07·2010
00:00 horas

José Montilla. Presidente de la Generalidad

ZAPATERO COMPRA OXÍGENO

Los nacionalistas tensan el nudo corredizo

Peatóm | 21·07·2010
00:00 horas

Elena Salgado. Techo de gasto

EL TRASPASO SE COMPLETARÁ EN EL 2014

Afganistán asumirá tareas de seguridad a finales del 2010

Peatóm | 21·07·2010
00:00 horas

Hamid Karzai. Presidente de Afganistán

LE ACUSAN DE NO CUMPLIR

Los presos cubanos se sienten engañados por el gobierno español

Peatóm | 20·07·2010
00:00 horas

Rueda de Prensa. Cubanos desterrados por el regímen de los hermanos Castro, acusan al gobierno español de engaño y de incumplimiento

REBAJAS DE GRADO Y PERMISOS REGULARES

Rubalcaba: “En Nanclares de Oca no hay presos de Eta”

Peatóm | 20·07·2010
00:00 horas

Alfredo Pérez Rubalcaba. Ministro del Interior (caricatura)

NO SE PRESENTARÁ A LA REELECCIÓN EN 2012

Zapatero preocupado por la rebeldía extrema de sus hijas

Peatóm | 19·07·2010
00:00 horas

Sonsoles Espinosa. Esposa del Presidente del Gobierno